Baja dosis de radiación

Reducir la cantidad de radiación que recibe una persona al realizarse una tomografía computada sin por ello obtener una imagen diagnóstica de calidad inferior es hoy una tendencia en un mundo que busca revertir el incremento, que se dio en la última década, de las dosis de radiación empleadas por los tomógrafos.

En la actualidad y en nuestro país, esto es posible gracias a una nueva tecnología de reconstrucción de imágenes llamada «reconstrucción iterativa», que permite reducir hasta en un 80% las dosis de radiación emitidas por los tomógrafos y que al mismo tiempo ofrece imágenes de óptima calidad diagnóstica.
«No hay dudas de que quienes más se benefician con la incorporación de estas nuevas tecnologías son los niños, las mujeres en edad fértil y las personas con enfermedades crónicas que requieren la realización de estudios sucesivos, todos pacientes en los que uno quiere evitar la acumulación de radiación», explica el doctor Carlos Capuñay, subjefe del Servicio de Tomografía Computada y del Departamento de Investigación de Diagnóstico Maipú, institución que hoy emplea la reconstrucción iterativa en todos sus tomógrafos.
El doctor Capuñay aclara que si bien no hay estudios que hayan concluido que las radiaciones que emiten los modernos equipos de imágenes tengan un efecto negativo para la salud, siempre es una buena práctica evitar la sobreexposición de los pacientes a cualquier procedimiento –ya sea diagnóstico o terapéutico– que implique el uso de radiación. ¿Cómo es posible reducir las dosis? «En las tomografías que usan un sistema de reconstrucciónde imágenes convencional uno tiene que filtrar la imagen, como si hiciera un photoshop, para sacarle el “ruido” que generan las distintas densidades de las estructuras anatómicas; uno necesita, entonces, una imagen de mucha calidad inicial que no se vea afectada luego por su procesamiento, y para eso tiene que usar mucha radiación. Uno de los aspectos diferenciales del nuevo sistema de reconstrucción es que es capaz de crear una imagen de apariencia natural, pero sin ese ruido, y como uno no va a tener que procesar la imagen puede usar menor radiación para obtenerla».
Basta con citar algunos números para dimensionar el impacto de esta nueva tecnología en las cantidades de radiación empleadas: «Cuando comenzamos a hacer tomografías en pacientes cardiológicos, empleábamos unos 20 milisieverts, que es la unidad de medición de la radiación –recuerda Capuñay–. Hoy, las técnicas de bajas dosis nos permiten realizar estudios con entre 1,5 y 2 milisieverts».
Un beneficio adicional del uso de la reconstrucción iterativa es que ofrece imágenes diagnósticas de mejor calidad en personas obesas.

Sumate a nuestra comunidad!

Suscribite a Diagnóstico Maipú

 

Tus datos están en buenas manos.

¿Estás buscando algo en especial?

Maquetado: Super Diseño Web